Una prueba más de que el urbanismo también afecta a nuestras vidas, nuestra salud, nuestro estado emocional… En Cabranes lo tienen clarísimo.

Por eso se delibera estos días sobre la nueva imagen de la Residencia de Mayores de Cabranes, que será repintada en Abril. Y así nos lo cuentan desde “El Eco de Cabranes”

Nadie está de acuerdo con el actual color exterior de la Residencia de Personas Mayores de Santa Eulalia. “Es horrible, y ya lo dije el primer día”, nos manifestó Esther Palacio Alonso, para quien “el edificio es muy guapo por dentro, con mucha luz, pero desafortunadísimo por fuera, donde pedía un color lo más claro posible, como un crema; queremos sol y con el verdor que hay los claros son los que lucen y dan vida. Este color que tiene ahora da tristeza y los mayores, especialmente, necesitamos alegría”.

Eva Baranda Ferrero (emprendedora, de Villanueva), en improvisada conversación con este periódico, también lo tiene claro: “Un color chillón, no, porque eso podría pensarse para un edificio emblemático, de referencia, como un Museo; pero aquí estamos hablando de un edificio de servicios y que requiere, además, un tono que levante el ánimo y, a la vez, no desentone”. De la misma opinión es la brasileña Nilza de Paula Fagundes, vecina de Torazo. El operario municipal, José Andrés Vega, busca que el color futuro “no sea agresivo para la vista, que no dé mucho el cante”. Y agrega: “No es lo mismo una casa normal que un edificio con referencia institucional”.

20160318_160954

Jacqueline Zazo, actual directora del establecimiento residencial, apuesta también por la luminosidad y por un tono crema claro. El edificio ahora objeto de debate en cuanto a su aspecto externo fue levantado sobre la parcela que ocupaba la antigua Casa y Consultorio Médico (donde vivió y ejerció el doctor Jesús de Yñigo, con su familia; y también ejerció el doctor José Olivares Berzal).

Su anteproyecto data de diciembre de 2004, con planta baja (para vestíbulo-recepción, comedor, botiquín, almacenes, aseos geriátricos), una primera planta (con sala de curas, podología y 5 dormitorios) y una segunda (con 6 dormitorios y sus correspondientes aseos geriátricos, como en la anterior). Para su diseño “se ha tenido en cuenta los requerimientos funcionales exigidos a este tipo de edificaciones” y “la especial topografía de Santa Eulalia. Todo suscita elogio, menos el remate cromático exterior. Ahora se pretende corregirlo, si bien el impacto del repintado no resultará tan potente en la fachada sur, en la que, si bien se va a aprovechar para suprimir el cortinaje de bambú -ya envejecido y ennegrecido-, las persianas del mirador acristalado impiden el pintado pleno de esta fachada. Calando más en este repintado, lo cierto es que los plazos se acortan y aún no hay resolución firme, de entre una amplia gama de tonos que ya ha discutido el equipo de gobierno municipal y en torno a una parte de los cuales desde el Ayuntamiento, con la aportación técnica de Laureano Corrales Pérez, se ha hecho una recreación virtual, tanto para la fachada frontal -que da al sur- como para la norte -que da al parque biosaludable y al edificio Consistorial (que, por cierto, también se halla estos días de lavado de cara, con andamiaje en dicha zona sur -la norte ya concluyó-, como se aprecia en nuestra foto de portada).

¿Y por qué queda poco tiempo para decidir? Porque la obra de repintado va a ser ejecutada, a partir del próximo 4 de abril, por los 8 participantes -dirigidos por la mentora, Adelina Iglesias Antuña, y por el monitor, Álvaro García Flórez- del Programa “Actívate”, promovido por el Ayuntamiento y subvencionado por el Servicio Público de Empleo del Principado. La cuenta atrás, pues, está en marcha.

Si alguien desea expresar su opinión sobre este particular, puede hacerlo en el propio Ayuntamiento o en nuestro Correo (encomo54@gmail.com), antes de que, a la vuelta de Semana Santa, dicho equipo de trabajo se ponga manos a las brochas.